El cielu por asaltu

Recuperar la dignidá, recuperar la llucha. Documentos pa la hestoria del movimientu obreru y la clase obrera n'Asturies.

Nombre:

jueves, junio 28, 2007

Primavera de 1962, carta de una huelga

La protesta obrera duró dos meses y situó a cientos de familias de las Cuencas al borde de la indigencia

Querido Luis: Disculpa que no te haya escrito antes, pero es que últimamente la cosa anda bastante revuelta. Imagino que en Francia no tendréis estos problemas. Aquí la vida está cada vez más cara y los salarios en la mina siguen igual de bajos. Las condiciones de seguridad tampoco son como para tirar cohetes. No sólo afecta a Nicolasa. En los demás pozos del valle, en el Nalón y en La Camocha las cosas están igual de mal. La gente anda bastante quemada y se palpa en el ambiente que esto va saltar más tarde o más temprano. De todo lo que pase en los próximos te iré informando con detalle. Ya sabes que mi vecino Manuel es camionero y pasa con frecuencia por Toulouse. Le daré las cartas a él para que te las deje en la gasolinera.

Un abrazo de tu hermano Paco.


6 de abril de 1962: Como te contaba hace unos días, la cosa está que arde por aquí. Los compañeros del pozo llevamos dos días bajando el ritmo de trabajo para protestar por la reorganización de los turnos y pedir más salario. Eladio, Eugenio y otros cinco picadores de la capa novena han parado por completo. Dicen que les van a sancionar.

7 de abril: Al final han suspendido a los siete picadores de empleo y sueldo, mientras tramitan el despido definitivo. Es la gota que ha colmado el paso. El relevo de la mañana no ha entrado a trabajar y los de la tarde hemos hecho lo mismo. El pozo Nicolasa está paralizado. A última hora ha venido el delegado provincial de Sindicatos para amenazarnos con la rescisión del contrato. La gente no ha hecho caso. Estamos hartos.

11 de abril: Seguimos en huelga. En Nicolasa tampoco hoy se ha sacado carbón. En los últimos días se nos han unido los compañeros de Barredo, Polio y Centella. Todo se acuerda en silencio. Un simple gesto o una mirada bastan para que no entremos a trabajar. La Guardia Civil ya ha detenido a algún compañero y en los economatos tienen una lista facilitada por la empresa en la que aparece la gente a la que no se le puede vender ningún producto. Quieren meternos presión, pero de momento aguantamos bien.

17 de abril: Un barrenista del Fondón con el que estuve el sábado me dice que en muchos pozos del Nalón están bajando el rendimiento y que pronto irán a la huelga. En «Radio Pirenaica» ha salido hablando «La Pasionaria». Animan a la gente del resto de Asturias y de España a unirse a los paros. En muchas minas están apareciendo octavillas para convencer a los indecisos. También sembramos los pozos con granos de maíz para llamar gallinas a los esquiroles. Cada vez hay más detenidos y más Policía por aquí. Parece que esto va para largo.

27 de abril: Toda la cuenca del Caudal y la mayoría de los pozos del Nalón están en huelga. También se han sumado La Camocha, compañeros del metal y gente de otras fábricas de Asturias. Al parecer, somos miles. En «Radio Pirenaica» cuentan que los paros se están extendiendo por toda España. Ahora no podemos flaquear. Carmen y otras mujeres también están haciendo una gran labor para reforzar la lucha. Están organizando piquetes y van de una cuenca a otra informando de lo que pasa. También recogen alimentos para los compañeros presos o deportados. Entre los huelguistas hay de todo. Socialistas, comunistas, compañeros sin militancia y gente de la HOAC y la JOC.

3 de mayo: Llevamos casi un mes de huelga y la cosa empieza a ponerse fea en casa. Carmen y los críos andan inquietos porque no queda dinero y hay que ingeniárselas para traer algo de comer. Celestino, el andaluz que tiene la tienda de ultramarinos debajo de casa, se está portando muy bien y nos fía. Otros muchos comercios están haciendo lo mismo. También la parroquia y algunos vecinos están proporcionando alimentos a las familias mineras que peor lo pasan. Ya sabrás que el Benfica le ha ganado la final de la Copa de Europa al Madrid. No todo iba a ser malo.

8 de mayo: Ayer me llevaron al calabozo porque sabían que en la familia había algún comunista. Me han interrogado durante dos horas y después me han soltado. Las noticias no son buenas. Han decretado el estado de excepción en Asturias. También en Guipúzcoa y Vizcaya. El sábado los periódicos hablaban por primera vez de la huelga, o del conflicto laboral como ellos lo llaman. Dicen que sólo habrá subidas salariales si antes se reanuda la actividad. La gente anda indecisa. Algunos quieren seguir con la huelga, pero otros creen que ya ha sido suficiente.

11 de mayo: En «Radio Pirenaica» nos aconsejan que mantengamos la huelga rotando por categorías. Se tratar de ir al tajo sin ir. Un día faltan los picadores, otro sólo los barrenistas. Así el pozo no podrá funcionar. Manuel me ha dado el periódico francés con las fotos de las manifestaciones de solidaridad que se están organizando en Europa. También me ha dicho lo del manifiesto de los intelectuales. Deben de estar poniéndose nerviosos en el Gobierno porque cada vez hay más detenciones. Dicen que ya han encarcelado a más de cien. También han deportado a 24 compañeros del pozo San José a Valladolid.

13 de mayo: En los pozos y en las demás fábricas se están organizando comisiones obreras y se están eligiendo representantes para negociar con el Gobierno. Se rumorea que Franco va a mandar al ministro del Movimiento a Asturias para hablar con nosotros. No negocian con los enlaces del Vertical porque no serviría de nada. En la reunión se planteará que queremos mejoras salariales, la actualización de pensiones, la anulación de la sanción de los compañeros de Nicolasa y la liberación de los detenidos.

25 de mayo: Parece que al final va a haber acuerdo. Ya era hora. El Gobierno ha cedido y subirá el precio de la hulla 75 pesetas por tonelada. No estamos del todo convencidos porque se va a incluir a los administrativo en el reparto. La minería no ha salido mal parada. En otros sectores parece que la cosa ha ido peor.

8 de junio: Los compañeros que seguían en huelga se han ido incorporando en los últimos días. Las cosas ha vuelto a la normalidad. No nos fiamos de lo que pueda pasar en un futuro, pero de momento hemos ganado el pulso. Algunos dicen que ha sido algo más. Que el régimen ha quedado muy tocado y que hay que a partir de ahora hay que intensificar la resistencia obrera contra Franco. No lo sé. Lo cierto es que han sido dos meses muy duros, pero creo que ha valido la pena. Ya te contaré.

Un abrazo, Paco.

Miguel A. Gutiérrez


Publicado en: La Nueva España, abril de 2006.
Fuente: La Nueva España.

Etiquetas:

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Gijón 11 de junio de 2008. Escucho la radio, cadena ser, con Angels Barceló. Tratan el tema del paro de los transportistas. invitan a Jorge Martinez Reverte. Me entero de que ha escrito un libro sobre una huelga minera que tuvo lugar en Asturias, mi tierra, en 1962. Me entero de que hubo una huelga minera de repercusión internacional en asturias en 1962. Busco en google y me encuentro este texto. Gracias a la radio, a internet, a la gente que difunde y propaga la información. Hasta hoy en día, y tengo ya 33 añitos, nunca había oido hablar de esta huelga. Es increible pensar como nuestro entorno condiciona lo que percibimos de la realidad y lo que conocemos de la misma, tanto para bien como para mal. Gracias de nuevo.

10:16 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home