El cielu por asaltu

Recuperar la dignidá, recuperar la llucha. Documentos pa la hestoria del movimientu obreru y la clase obrera n'Asturies.

Nombre:

domingo, octubre 19, 2008

Destacados comunistas asturianos

Finalmente, para poner de manifiesto el valor de nuestra historia revolucionaria, queremos recordar brevemente el ejemplo de destacados internacionalistas nacidos o forjados en la lucha de Asturias:

Isidoro Acevedo. Nació en Luanco en 1867. Corrector de imprenta. Precursor y alma del socialismo en Asturias. Compañero de Pablo Iglesias en la fundación del PSOE y de la UGT. Uno de los firmantes, con Lázaro García, del manifiesto que dio nacimiento a la Federación Socialista Asuriana. Fundador, con García Quejido y Perezagua, del PCE. Notable periodista. Escribió en El Socialista; dirigió La Voz del Pueblo, de Santander; La Lucha de Clases, de Bilbao, y La Aurora Social, de Asturias. Escribió varios libros, entre los que destaca Los Topos. Orador de masas. Aún en la campaña electoral del otoño de 1933 habló vigorosamente en la popular y centenaria Plaza del Fontán, de Oviedo, en la que participaba él como veterano y el autor de estas líneas como debutante.

Gustavo de la Fuente. Vallisoletano arraigado en Asturias. De origen socialista. Fundador del Partido Comunista. Pintor, como su padre, y conocido cartelista del Teatro Campoamor, de Oviedo. Como consecuencia de los acontecimientos revolucionarios de octubre de 1934 fue encarcelado, y ya libre se trasladó a Madrid. Al final de la guerra revolucionaria de liberación estuvo preso en el Castillo de Alicante, en Elche y finalmente en la escuela convertida en cárcel que llevaba —qué sarcasmo!— el nombre de M. Unamuno (Yeserías, Madrid). Ya en libertad murió en 1948 a consecuencia de las sádicas torturas a que le habían sometido.

Jesusa Penaos. Esposa y compañera de Gustavo de la Fuente. Vilmente asesinada en los comienzos de la guerra en el campo de San Francisco (Oviedo), en el llamado Paseo de los Curas —testigo de incontables crímenes—, que corre paralelo a la calle de Santa Susana.

Aída de la Fuente. Destacada militante de la Juventud Comunista, heroína y símbolo de la insurrección obrera y popular de octubre de 1934. Murió defendiendo la posición de San Pedro de los Arcos el 13 de octubre de aquel año. Sus últimos gritos son una arenga constante para la lucha proletaria:
“Viva el Partido Comunista!” “Viva la libertad!” Aún no cumplía los diecisiete años. El asesino fue el teniente del Tercio Dimitri Iván Ivanov, de origen búlgaro. Con ella caerían en el mismo lugar cerca de un centenar de combatientes antifascistas.
En el homenaje que se le rindió en el primer aniversario de su muerte, el gran poeta Federico García Lorca, que más tarde correría su misma suerte, cantó su heroica hazaña en conmovedores versos.

Maruja de la Fuente. Detenida después de octubre del 34. Martirizada en el hospital General. Allí fue desnudada y hubo un simulacro o disposición real de fusilarla. “El pudor, diría más tarde, podía más en mí que la misma muerte”. Murió en la URSS.

Daniel de la Fuente. Jefe de las MAOC (Milicias Antifascistas Obreras y Campesinas) en Oviedo. Murió en el cuartel de Santa Clara el primer día de la sublevación fascista. Otra versión fue que la muerte aconteció más tarde, cuando las columnas gallegas entraron en Oviedo.

Gustavo de la Fuente. Ferroviario (del Ferrocarril del Norte). Actuó como comisario político. Desaparecido, lo que equivale siempre a asesinado. Jamás se supo nada sobre el particular.

Hemos agrupado así a una ejemplar familia de revolucionarios, educada en el humanismo de la filosofía marxista-leninista. Inspirada en el talento, la probidad, la consecuencia revolucionaria y la fidelidad a los principios y a la conducta rectilínea de un padre y camarada, cuya vida debe ser para nuestra juventud una guía luminosa en la lucha por el socialismo.

El leninismo ha dado a Asturias muchas otras familias semejantes: la de los Castrillo, de Trubia; la de los Bárzana, de Oviedo; las de los Álvarez Rey y García Álvarez, de Turón; la de los Gutiérrez, de Sotrondio; la de los García Roza, de La Felguera, y tantas otras.

De ellas hablo, aunque sucintamente, a continuación.

Ramón García Roza. Otro gran precursor del Partido Comunista en Asturias. Secretario provincial en 1931. Incansable propagandista y organizador. Periodista, de origen obrero. Muerto en la represión que siguió a la caída de Asturias. Nunca se supo exactamente a dónde llevaron su cuerpo.

Fernando Rodríguez. Fundador del Partido en Asturias. Dirigente sindical. Miembro del Comité Provincial. Secretario del Departamento de Guerra en los primeros meses de la sublevación fascista. Más tarde gobernador de Castellón de la Plana. Murió en Moscú.

Gonzalo López. Minero y metalúrgico. Fundador del Partido Comunista en Asturias. Miembro de su Comité Provincial. Representante del mismo en el Consejo de Asturias y León al frente de la Consejería de Agricultura. Colaborador de Pedro Checa, Secretario de Organización del Comité Central, desde fines de 1937 hasta que acabó la guerra. Murió en México en 1966.

Carlos Vega. Carpintero. Secretario general del Comité Provincial del PCE en Asturias cuando estalló la sublevación fascista. Miembro del Comité Provincial Revolucionario en 1934. Asesinado por los franquistas en el comienzo mismo de la guerra.

José María Castro. Obrero. Secretario general de la Juventud Comunista. Miembro del Comité Provincial del PCE. Murió después de ser herido en el cuartel de Santa Clara el primer día de la sublevación franquista.

Juan José Manso. Obrero metalúrgico en la fábrica de cañones de Trubia. Miembro del Comité Central del PCE. Alma de la insurrección en Trubia en octubre de 1934. Primer diputado comunista de Asturias (febrero de 1936). Murió en México en 1972.

Casto García Roza. Metalúrgico en La Felguera. Miembro del Comité Provincial del PCE en Asturias. De la Comisión de Organización del Comité Central después. Secretario general del Comité Regional del Partido cuando fue asesinado en la comisaría de Policía de Gijón en 1946.

Félix Llanos. Maestro. Miembro del Comité Provincial del PCE. Director de Milicias, órgano provincial del Partido. De inteligencia y valor poco comunes. Pasó a Francia, participó en la resistencia antinazi y sufrió los rigores del campo nazi de Dachau. Después del triunfo de los aliados regresó a Francia, donde murió.

Aquilino Fernández Roces. Minero, dirigente sindical. Miembro del Comité Provincial del PCE. Representante de la UGT en el Consejo de Asturias. Detenido a consecuencia de la traición casadista y trasladado a Asturias, donde fue pasado por las armas.

Salustiano G. Sopeña. Dirigente campesino de la comarca de Villaviciosa. Miembro del Comité Provincial del Partido durante la guerra. Muerto en cumplimiento de la misión encomendada por el Partido al final de la guerra en Asturias.

José García “Pin”, de Turón. Minero. Secretario de Organización del Comité Provincial del Partido. Miembro del Consejo de Asturias y León en los primeros meses de la guerra. Asesinado por los falangistas.

Félix Bárzana. Maestro, dirigente regional de la FETE y nacional del PCE. Muerto en la Sierra de Guadarrama, Madrid, en los primeros días de la contienda.

Luis Bárzana. Maestro, destacado dirigente político y militar. Miembro del Comité Provincial del PCE. Orgullo del Ejército Popular en Asturias y en Andalucía, como queda descrito a lo largo de los capítulos anteriores. Muerto después de muchos años de cautiverio en las cárceles franquistas.

Jesús Bárzana. Hermano de los dos anteriores. De la dirección de la ATEA. Torturado y asesinado después de la caída de Asturias.

Horacio Argüelles. Extraordinario organizador y dirigente de masas. Líder de los obreros de la construcción (CNT) en Gijón. Emigrado a la URSS después de octubre de 1934. Abandonó las filas del anarquismo y a su regreso a España ingresó en el PCE. Notable organizador del Ejército Popular. Forjó el regimiento “Máximo Gorki”, con tres batallones que dirigieron los camaradas Lamas, Balbino y él mismo. Murió en combate en febrero de 1937.

Manuel Álvarez. Pescador de Gijón. Notable jefe militar. Murió en la batalla del Ebro, al mando de la 42 división de infantería, en 1938.

Etelvino Vega. Hermano de Carlos. Estuvo en la dirección nacional del Partido hasta 1932. Uno de los más brillantes jefes militares del Ejército Popular. Mandó el XIII Cuerpo de Ejército. Encarcelado y fusilado después de la traición casadista.

Silvino Morán. De Moreda. Dirigente minero. Comandante de milicias y del ejército. Murió heroicamente con su inseparable esposa después de terminada la guerra en el Norte.

Críspulo Gutiérrez. Minero. De Sotrondio. Destacado dirigente sindical. Jefe militar. Murió después de caer Asturias. No se sabe dónde ni cuándo.

Sócrates Gutiérrez. Hermano del anterior. Minero. Muerto con su esposa en heroica defensa personal después de la caída de Asturias.

Libertad Gutiérrez. Hermana de los anteriores. Detenida y torturada en una de las cárceles de Bilbao, donde encontró la muerte.

Alfredo Coto. Joven maestro de la ATEA. Cayó en la batalla de Cabruñana. Fue el primer maestro caído en combate.

Emilio M. Morán. De Ciaño. Miembro del Partido y destacado dirigente de la juventud. Comandante en el frente leonés. Asesinado después de la guerra en Asturias.

Laureano Argüelles. Maestro de la ATEA. Dirigente del PCE en Asturias. Ejemplar alcalde de Infiesto durante la guerra. Vilmente torturado y asesinado por los fascistas. Su abnegada compañera Oliva corrió la misma suerte.

Pepón de la Campa. Legendario combatiente. Extraordinario jefe militar salido de las filas del pueblo. Luchó en los montes de Langreo —Los Cuetos— en la guerrilla. Capturado y asesinado.

Mariano Fernández. Médico. De la dirección provincial del PCE. Organizador de la sanidad militar. Asesinado a garrote vil por los falangistas.

Antonia Muñiz. De la dirección del PCE en Gijón. Jefe de las MAOC. Notable preparación política y militar. Murió en la batalla de Tineo.

Julio Castrillo. Secretario del comité del Partido en la fábrica de cañones de Trubia. Vicepresidente del sindicato de la misma. Asesinado en compañía de su padre, del mismo nombre, después de la caída de Asturias.

Alfonso Castrillo. Hermano del anterior. Miembro del PCE y dirigente de la JSU en Trubia. Fue asimismo pasado por las armas.

Abundio Castrillo. Hermano menor de los Castrilb. Hecho prisionero y asesinado en Castropol en los primeros días de la guerra.

Cristino García. De Sama de Langreo. Héroe de la resistencia española y después, en especial, de la francesa. Asesinado en la prisión de Carabanchel en 1946.

Luis Montero. Obrero ferroviario. Capitán de infantería en Asturias. Héroe de la resistencia en Francia. Alma de la resistencia en el campo nazi de exterminio de Mauthausen. Muerto en España después de la segunda guerra mundial.

Joaquín Barrios. Dirigente del Partido en Oviedo. Dependiente de comercio. Detenido por los nazis en Francia y enviado a Dachau. Allí fue asesinado e incinerado.

Guadella. Nacido en Cataluña. Murió en el ataque al cuartel de Simancas, de Gijón. En un acto de verdadero heroísmo, se prestó voluntario para introducir en el cuartel, ocupado por las fuerzas facciosas del coronel Pinilla, un tanque cargado con gasolina, al que le prendieron fuego. Murió en la empresa.

Avelino Mata. Del Comité Local del Partido en Trubia. Presidente del sindicato de la fábrica de cañones. Horriblemente asesinado por los fascistas.

Manuel Fernández “Manolín”. Obrero de la fábrica del gas de Oviedo. Empuñó las armas desde el primer momento de la sublevación. Notable organizador de la escuela de clases (cabos y sargentos) de Noreña. Asesinado.

José Ramón Cabezas. Empleado del conocido diario ovetense El Carbayón. Excepcional dirigente del Comité de Radio del PCE en Oviedo. Secretario general del Sindicato de Artes Gráficas. Tuvo una destacada actuación en octubre de 1934. Salió hacia Palencia un día antes de la sublevación fascista para atender al famoso cineasta Juan Piqueras, que había caído gravemente enfermo. Ambos fueron asesinados.

José Cossío. De Mieres. Minero, dirigente juvenil y del PCE. Organizador del batallón “Aída de la Fuente”. Muerto en la ofensiva sobre Oviedo en 1936.

Manuel Zapico “Rebullu”. De Sama de Langreo. Minero. Muerto en combate.

Baldomero Ladreda. Obrero. Comandante de brigada. Destacado combatiente en la clandestinidad, fue descubierto, apresado y muerto a garrote vil en la cárcel de Oviedo.

Silverio Fernández. Obrero de la fábrica de armas de Oviedo. Dirigente local del Partido. Magnífica actuación en octubre de 1934. Comisario del arma de artillería durante la guerra. Murió en su puesto de combate.

Hermanos Ocejo. Obreros también de la fábrica de armas de la Vega, Oviedo. Asesinados.

Enedina Madera. De la JSU de Oviedo. Colaboradora en el Comité Provincial del PCE. Detenida, maltratada y conducida a la cárcel de Las Palmas (Gran Canaria), donde murió.

Daniel Cantero. Dirigente local en Oviedo del Partido. Murió como comisario, así como uno de sus hermanos.

Luis Ruibal. Hermano de Manuel, de la dirección local del Partido en Oviedo, fue asesinado.

Jovino Flórez. Comisario. Asesinado.

Columbiano Machado. Modelo de militante del Partido en la organización de Oviedo. Tanto él como su compañera Oliva. Comportamiento ejemplar en octubre de 1934. Emigración a la URSS, de donde regresaron en la primavera de 1936. Capitán en las milicias, muere heroicamente en la Casa Negra (carretera del Naranco) durante la primera ofensiva sobre Oviedo (octubre de 1936).

Agustín del Campo. Jefe del batallón “Mártires de Carbayín”. Participó en la resistencia francesa contra el nazismo. Con su guerrilla vino desde Francia a Asturias —poco antes que Casto G. Roza—, lo cual constituye una auténtica proeza. Descubierto, vendió cara su vida. Murió matando.

Fernando Fernández. Comisario de la décima brigada, que mandaba Manolín Alvarez. Preso y ejecutado.

Roces “El Seta”. ¡Cuánto le debemos a “El Seta”! ¡Cuánto le odiaron los enemigos! Fue actor y maestro en toda clase de voladuras...

Enrique Jarero. Maestro de la ATEA. Muerto después de la guerra.

Sabino Menéndez. De Peña Rubia. Popular dirigente minero. Lo conocíamos por “Chapaev”, recordando al legendario guerrillero ruso. Fue delegado del Partido en el VII Congreso de la Internacional Comunista. Herido gravemente en los primeros combates. Asesinado, su cadáver apareció en una cuneta en Santa Cruz de Mieres.

Emeterio García. De Avilés. Secretario de la organización de Avilés. Asesinado por los falangistas después de la caída de Asturias.

José Trabanco. Del comité local de Avilés. Notable comandante miliciano. Muerto después de la guerra.

Florentino Fernández. De Lada. Sama. Facultativo de minas. Muerto en las filas del ejército soviético durante la segunda guerra mundial.

José García. De Pola de Lena. Minero. Notable jefe combatiente. Murió después de la guerra.

Virgilio, Rogelio y Agustín Álvarez Rey. De Turón. De la JSU y del Partido Comunista. Destacados combatientes. Asesinados por el franquismo.

Luis Álvarez Rey. Hermano de los anteriores. Murió en el campo de concentración de Argeles-sur-Mer con otros muchos centenares de republicanos.

Manuel Zapico. De Blimea. Minero. No supe nunca su paradero.

Herminio García Álvarez. Minero de Turón. Hermano de Pin. Destacadísimo cuadro del Partido Comunista y de la JSU. Notable preparación militar. Muerto en el cerco de Oviedo.

José García Argüelles, “Casín”. Padre de los dos anteriores. Asesinado en Turón.

Arcadio Monge. De Turón. Dirigente del comité local del Partido. Luchador de cuerpo entero. Asesinado por los falangistas.

Victoriano Collas. De Turón. De la JSU. Murió el primer día combatiendo en las calles de Oviedo.

José Fernández. De Sama. Hijo de Aquilino. De la JSU. Capitán ayudante de Luis Bárzana en Andalucía y del comandante Rodríguez en la zona de Cartagena en los últimos momentos. Apresado y asesinado por los fascistas.

José Martín, “Chinto”. Minero. Dirigente sindical. Murió en la primera ofensiva sobre Oviedo (octubre de 1936).

Comandante Rapín. Prototipo del combatiente de la JSU. Murió en el ataque al Pico del Árbol, al norte del Naranco.

De las cuencas mineras cayeron en la guerra o en la lucha guerrillera y clandestina: Daniel Barcalá, Joaquín Zapico, Fermín Solís (PCE), Leoncio Zapico, José Zapico, Cipriano Castaño, José Rodríguez (JSU); todos ellos murieron combatiendo durante la guerra. En la lucha guerrillera y clandestina fueron asesinados: César Rodríguez, Eliseo Argüelles, Tomás Zapico, Aladino García, Constantino Zapico (Boger), todos del PCE; Vicente Rodríguez, Belarmino Fernández, Silvino Iglesias (de la JSU); las compañeras Pilar Terente, Amada Zapico y Josefa Zapico.

La lista podría prolongarse mucho más. Pero bastan esos nombres para que la llama inextinguible de su vida de revolucionarios patriotas e internacionalistas ilumine el camino de las generaciones que ocupan su lugar en el combate contra el capitalismo y el imperialismo.

Marzo de 1974

Juan Ambou


Publicado en: Los comunistas en la resistencia nacional republicana (la Guerra en Asturias, el País Vasco y Santander), Juan Ambou. Hispamerca, Madrid, 1978.
Digitalización: El cielu por asaltu.

Etiquetas:

3 Comments:

Blogger GAL said...

José María Castro murió fusilado al ser preso al entrar en el cuartel de Santa Clara y efectivamente fue herido con 4 tiros pero fue detenido y aguanto allí mismo preso hasta que finalmente lo fusilaron en enero de 1937. Se negó a ir voluntariamente al pelotón y le pusieron una camisa de fuerza. Soy el nieto de su hermana Nieves Castro.

5:40 p. m.  
Blogger GAL said...

José María Castro murió fusilado al ser preso al entrar en el cuartel de Santa Clara y efectivamente fue herido con 4 tiros pero fue detenido y aguanto allí mismo preso hasta que finalmente lo fusilaron en enero de 1937. Se negó a ir voluntariamente al pelotón y le pusieron una camisa de fuerza. Soy el nieto de su hermana Nieves Castro.

5:43 p. m.  
Blogger gelu said...

José Cosío era natural de Moreda

1:14 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home