El cielu por asaltu

Recuperar la dignidá, recuperar la llucha. Documentos pa la hestoria del movimientu obreru y la clase obrera n'Asturies.

Nombre:

miércoles, septiembre 19, 2007

Recuerdos d'ayeri y güei

Hai ventiún años, nel mes de marzu de 1980, la Policía detenía a siete persones n’Asturies pola so presunta relación col atracu a la sede central del Bancu Herrero n’Uviéu y la organización ETA (p-m). Siete mozos y moces que militaben nel partíu güelu del movimientu nacionaliegu astur, el CNA. Anguañu, na Asturies del entamu del sieglu XXI poco se sabe d’aquella mocedá que creyó que’l so llabor taba al lláu de la llucha de mases, puxando pola emancipación social y nacional del pueblu trabayador asturianu. La manera dramática en qu’acabaron los fechos, los intereses partidistes del restu de la llamada “izquierda revolucionaria” y la mera supervivencia propia ante l’emburrie represivu, ficieron que los mozos que cayeron en manes de la Brigada Político Social lluéu d’estrenase el nuevu réxime políticu quedaren nel más triste de los olvidos, por nun cuntar siquiera col sofitu de los sos mesmos collacios. Pa que dalgún eche la vista atrás y recuerde un migayín lo que pasaba n’aquella Asturies que volvía a reivindicar el so raigañu revolucionariu, y pa que la xente más mozo descubra lo que nadie nun-y contó, tuvimos charrando con Gerardo, al que d’aquella lu conocíen por “el Guaje”, pa que mos contare estes coses, que yeren realidá y güei naide cuenta.

Gerardo Sánchez Palacios güei anda “mui quemáu”. Tien 52 años, dellos desprendimientos de retina y dos hernies discales, recuerdo de la so visita a la BPS, más conocíos como “los sociales”. Por eso se sorprende cuando anguañu tovía hai quien fai rises d’aquellos díes, quiciabes porque los recuerden como “pecados de xuventú”, de los tiempos en que “creíemos na revolución”. Cuando tas falando con él notes que-y fierve’l sangre al tener que recordar la selmana que pasó en compañía de los sociales nel edificiu que güei ye la Cámara de la Propiedá de Xixón. “Equí yera la antigua Comisaría, onde te torturaben”, mos diz. “Sácame una semeya delantre y publicáisla, pa que dalgunu s’alcuerde”. Dizlo con resentimientu y con pena, pena polo que pudo ser y nun fue, y poles engarradielles personalistes en que se pierde la izquierda nacionaliega de l’Asturies de 2001.

Albidramos tamién que tien daqué que contanos, muncho se diría pol enraxone col que cuspe les pallabres. Dexámos-y que falara a gusto, ensin poder evitar interrumpilu cada poco, eso sí, pola sorpresa d’escuchar lo que mos cuntaba, ablucaos de que naide nun-y prestare más atención enantes a la hestoria de la mocedá cola que xorreció un movimientu nacionalista y revolucionariu asturianu. Esto ye lo que recoyimos d’eses charres:

“Con catorce años teníes edá p’asegurate. Entré a trabayar na Comercial Farmacéutica Navarra, onde nos facíen trabayar hores y nun mos les pagaben, asina qu’un día otru y yo decidimos nun dir a trabayar pela tarde y marchar pal Cine Los Campos. Al día siguiente a mí gárrame l’encargáu y diome dos hosties. Como tenía un familiar que yera Xefe de Servicios del Sindicatu, conte-y lo que me pasaba. Darréu va y pregúntame que cuántos yéremos na empresa, yo-y dixe que unos veinte, y va y dizme que si la empresa nun ye más grande, nun hai na que facer, que nun tenemos más derechos. Entós yo-y retruqué: “¿Esta que ye la xusticia social que predicáis vosotros?” Sin más, cayóme una hostia como una catedral. A partir d’ehí viniéronme les ganes de rebelame, porque la verdá ye que de los guah.es abusaben muncho.

Depués d’aquello marché pa Francia con dieciseis añinos. De la nueche a la mañana atopéme en París y ehí empezaron les rellaciones con xente mayor, esiliaos y xente que taba trabayando, emigrantes. Ellí facíase de too: había anarquistes, xente del PC, del PSOE, había chivatos, había la de mi madre. Viví en París el mayu del 68, non metío nello porque yera un guah.e, pero la verdá ye qu’aquello marcóme munchísimo. Unos años depués volví, lluéu de relacioname con xente de la izquierda.

La primera caída fue nel añu 71. Viniera Franco equí y tal, y ficimos una serie d’acciones qu’al final acabaron en que fuimos pa la Cárcel d’El Coto. Depués de garranos diéronme la llibertá provisional y marché pa Francia, nun esperé a que vinieran les peticiones de cárcel, nun quise arriesgame a dir pal talego. Asina empecé a relacioname cola xente qu’había ellí. Taba con refuxaos vascos, xente del PC, del PC (m-l), anarquistes, convivía con tool mundu, llevábame bien con toos y siempre dixe les coses a la cara. Una selmana enantes de lo de Carrero Blanco tuvimos un altercáu fronterizu nun pasu de Navarra y a mí péguenme dos tiros y gárrenme, claro”. Los medios faeríanse eco d’esta noticia, presentándola como la detención d’un miembru del FRAP, asina, el diariu El Comercio informaba: “Fue detenido un exiliado político reclamado por el Tribunal de Orden Público (…) Sobre las ocho menos cuarto de la tarde del sábado y en las inmediaciones del paso fronterizo de Dancharinea, la Policía gubernativa de servicio en la zona tuvo sospechas del comportamiento de tres individuos (dos hombres y una mujer) y en consecuencia intentaron identificarlos. Ante el requerimiento de los agentes, intentaron huir, consiguiéndolo uno de los jóvenes y la muchacha, que lograron llegar a la orilla francesa del río Bidasoa, donde fueron arrestados por los gendarmes, mientras el tercer individuo, no sin oponer resistencia, fue reducido por los policías. Una vez identificado resultó ser Ignacio Sánchez Palacios, de 25 años, natural de Gijón, exiliado en Francia y al parecer perteneciente al grupo denominado FRAP. El detenido estaba reclamado por el T.O.P. desde el 25 de septiembre de 1972. Y fue trasladado a la comisaría de Pamplona”. La verdá ye que poco se podría resistir Gerardo porque llevaba encima dos bales, como él mesmu nos cuenta: “A raíz de la detención y a causa de les hosties que me dieron, dexáronme reventáu. Na cárcel de Pamplona nun queríen facese cargo de mí de cómo taba, fechu una mierda. Lleváronme al hospital, pero depués del hospital tuvi que pasar per comisaría pal interrogatoriu y ellí reventáronme, dexáronme desfiguráu. Porque anque hubiera collaboracionismu ente les distintes instituciones, había organismos que nun se moyaba nes sos responsabilidaes. El caso ye qu’al final dexáronme ellí.

N’Avientu del 73, cuando se carguen a Carrero Blanco, yo nun m’enteraba de nada porque taba completamente aisláu, nun me veíen namái que los médicos, hasta que me baxara un poco too lo que tenía. Y entós claro, ves qu’hai movimientu, ves coses rares, pero como nun hai comunicaciones de negún tipu pregúnteste ¿equí qué coyones pasa? Ellí había un chaval, Germán, de la Liga, al que lluéu lu mató la policía nos Sanfermines, que foi el que me dixo que pasara daqué gordo, pero que tovía nun sabía nada.

Como taba fecho una llaceria, con derrames nos güeyos y otres coses, de Pamplona lárguenme pa Martutene, pa nun se complicar la vida. Y claro, aquello pa mí fue la de Dios. Taba lleno de xente militante, mientres qu’en Pamplona tábamos sólo Germán, yo, unos mozos del FRAP y un carlista (de los d’izquierdes). Tando ellí en Martutene, hubo movida porque los compañeros ficieron fuerza pa que me llevaren pal hospital, pero ellí nun me queríen sacar y mandáronme pa Madrid, pal Penitenciariu, onde tuvi ocho meses. En Madrid opérenme dos veces de los güeyos poles hosties que recibiera. Depués paso a Carabanchel, donde coincido cola xente d’ETA, colos del “1001”, ellí conocía a Juanín, que nun lo conocía. Depués mándenme otra vuelta pa San Sebastián, onde me pilla la primera fuelga fame, polo de Puig Antich, ya que fuimos la única cárcel que fizo esta protesta. Una nueche vínonos una brigada de “boqueras” especiales (carceleros) nun plan tremendo, queriendo ponenos firmes. Hubo a dalgunu que-y apareció una baluca nel buzón, pa que se ficiera a la idea de lo que-y podía pasar, y entós afloxaron un puquiñín, pero lluéu empezaron a ponese nerviosos y tovieron que los cambiar. Los que traxeron depués tovía veníen más duros. Otru día pela nueche, cuando yá tol mundu ta chapáu, empiecen a abrir celdes, pero celdes concretes, de xente conocío, sacándolos en pelota y a hosties, y neso hubo un fechu qu’a mí emocionóme munchísimo: había un chaval que cantaba mui bien, y subióse enrriba de la ventana, y acompañáu d’una guitarra empezó a cantar l’Eusko Gudariak. A munchos, ente los que m’incluyo, cayéronsenos les llárimes. Naquel momentu pasáronsenos pela cabeza munches coses porque nun sabíes lo que diba ocurrir. Sacáronnos en pelota en plenu Inviernu, ensin dexanos coyer nada, nin decinos a onde díbamos. Apaecimos en Carabanchel, onde tamién gárrenme dos güelgues de fame por reivindicaciones de la cárcel. Había muncha censura, recortábente llibros, periódicos, secuestrábente les cartes… yera bastante jodío. Después tuvi’l xuiciu y llévenme pa Jaén onde tuvi cumpliendo. Ellí pillóme los últimos asesinatos de Franco, los dos d’ETA y tres del FRAP, y tuvimos 51 díes en güelga fame; yéramos los únicos que facíemos güelgues de fame, los del PCE nunca lo ficieron, taben cola política de “reconciliación nacional” a tope. Les güelgues de fame pasábense mui mal enantes porque metíente en períodu d’aislamientu, nun te dexaben salir de la celda nin nada, y eso yera lo que más te debilitaba.

Y ensin embargo salíamos bien de salú. Quitando unu que comió un bocadillu llenteyes namás dexar la güelga y casi la palma, los demás nun tuvimos problemes.

Daquella la verdá ye que nun t’escribía d’Asturies nin Dios, asina y too conocí la revista Asturias Semanal, un posible primer embrión d’un proyectu nacionalista n’Asturies, de la que presumía delantre los vascos.

La muerte de Franco tamién la viví ellí. Había un compañeru que yera’l que más madrugaba y lo primero que facía yera mirar el mástil de la bandera a ver si taba a media asta, porque daquella nun dexaben radios y nun teníamos noticies de nun ser por un transistor piquiñín col qu’intentábemos garrar Radio París. Entós de lo de Franco enterámosnos pola bandera y armamos una de la virxen. Pela nueche celebrámoslo con calderos de sangría, porque daquella dábente vino y cerveza, y como ya lo intuíamos fuimos guardando pal día que llegare. Tamién había “boquis” que se lo montaben con nosotros, metíen whiski, coñac, tamién cartes, comunicaos… y esa nueche incluso tuvieron con nosotros cellebrándolo. Había un xefe de servicios que llamaben “el demócrata” col que había bon tratu.

Después llegó lo del indultu qu’a mí nun me tocó, ya que taba acusáu de “Bandidaje y Terrorismo” y esto nun entraba. Jodía muncho ver salir a la xente y tú tener que quedar, pero bueno, al final salí y yá se ven les coses d’otra manera.

Lluéu vine p’Asturies y al pocu vinir tuvi que marchar otra vez. Tuvi una temporada esiliáu, pa volver otra vez nel 78, que foi cuando empezó a plantease equí crear una organización de tipu nacionalista d’izquierdes, revolucionaria y por supuestu un grupu d’apoyu armáu. Yo consideraba que si llimitábamos la cuestión a la acción armada y nun había una acción política, nun había posibilidaes d’abarcar. Y esto foi a la hora de la verdá lo que se decidió.

Pa empezar pel principiu, hai que dicir que cuando salí de Jaén había equí un grupu que s’escindió de la LCR, los CAR, Comités d’Acción Revolucionaria. Funcionando como CAR llégase a la conclusión d’entrar nel Conceyu Nacionalista Astur, y al final lo que s’acaba faciendo nel CNA ye dar una especie de golpe d’estáu. Al principiu, lo que yo sabía del CNA yera que se trataba de nacionalismu más bien de gaita y tambor. Lluéu lo que pasa ye qu’un grupu de persones fáense col control del CNA y da-y un cambiu de llínia. El CNA entós tenía posiblidaes, consiguió cerca 4.000 votos, lo que resultaba acoyonante, dao los medios y la economía con que se contaba. Darréu ye cuando se planteen les relaciones esteriores internacionales, evidentemente con Euskadi, con EIA y colos “polis-milis”. Según dalgunos, los “polis-milis” yeren los políticos, los que teníen mayor capacidá d’análisis, los otros (milis) al paecer yeren “gansteres de la política”. Lluéu resultó tolo contrario, claro. La cuestión foi qu’al final el CNA y el proyeutu armáu supeditábase a esta xente. Amás hipotecólu too una xente d’equí qu’agora nun se-yos ve’l pelu per nenguna parte, daquella yeren nacionalistes pero anguañu nun se sabe que son.

Al final lo qu’acaba pasando ye dalgo de dominiu públicu: hubo una serie d’asaltos, como foi’l del Hospital Xeneral, la Caxa de Pensiones o el Bancu Herrero y equí n’Asturies nun queda nada de lo que se pañó, cuando estes acciones en principiu yeren pa sofitar el movimientu equí. Les detenciones ocurrieron cuando cai unu en Valencia en marzu del 80 (n.d.r.: José Ignacio Aramayo Egurola, miembru del Comité Executivu d’ETA p-m y responsable de organización en Levante y Andalucía) que vende a tou dios. Cayó tola xente d’equí, cayó otru grupu que tenía un proyeutu similiar en Andalucía. N’Asturies garrén a siete y llévennos pa Madrid, pa la Puerta del Sol, a la Brigada Antiterrorista. Puedo dicir que llevé hosties cuando Franco, pero como d’aquella ninguna. Tas una selmana entera naguando pa que acaben les tortures.

Había qu’entruga-yos a los que llevaron les perres p’allá, por qué lo ficieron, porque ¿qué tipu d’internacionalismu ye esi qu’aplicaron los “polis-milis” n’Asturies? La pasta que se sacó d’equí (130 millones del Herrero, por exemplu) sirvió pa financia-yos la campaña electoral del 79. Lo que menos interesaba al final yera lo que se podía facer n’Asturies, más bien interesaba llegar a algo n’Euskadi y trepar ellí. Yá se vio cómo terminaron toos: unos nel PSOE, otros n’Eusko Alkartasuna, otros montaos nel dólar, porque claro, el secuestru de Suñér dio muncha vida a dalgunos… Y lluéu tamién tienes que sentir a dalgún falando agora de qu’hai connivencia ente ETA y EH, ¿y qué ye, que daquella ellos non la tovieron? Revolvíenseme les tripes escuchando a Bandrés, a Aulestia, a Onaindía… Tamién-y podíamos entrugar a Otegi ú tá’l dineru de la furgoneta del Herrero, ¿por qué nun van los nacionaliegos d’entós a pregunta-ylo?

Otru puntu qu’hai qu’analizar ye por qué nun se rentabilizaron políticamente les acciones. Por exemplu cuando volaron la cinta tresportadora d’Ensidesa (reinvindicáu como “Comando Valeriano Martínez”, un paisanu que mató d’aquella la Guardia Civil en La Tenderina) pa que lliberaren al Comité de la güelga del transporte que taben presos, nun tardaron nin tres hores en soltalos. Políticamente nun se benefició naide. Depués de les detenciones hubo una desbandada xeneral. Naquel momentu había xente mui capaz pa siguir tirando del CNA que cuando se metieron nel proyeutu sabía que nun tábamos faciendo películes de risa. Hai una xente con responsabilidá qu’habría que-yos preguntar por qué pasaron de nosotros. Incluso por qué había interés en que dalguna xente tuviera preso cuando pudiere tar fuera.

Sedría mui importante que falaren otros, que contaren por qué ficieron lo que ficieron, y por qué agora nun tan en nengunu de los proyectos nacionalistes qu’hai n’Asturies: Andecha, BIA.

Colos años lo que tengo claro ye que si d’aquella esta xente hubieren tirao por ello y hubieren sacao rentabilidá de too esto, güei posiblemente hubiera un paríu de verdá equí. Agora lo qu’hai ye una serie de grupos que a la hora de la verdá queden ca ún pel so lláu, y asina mos lluce el pelo. Hai muncho nacionaliegu de McDonald’s y Coca-Cola, de heavy y de rap. Lo que a esi respectu tengo nidio una cosa: mentantu nun se dea una discusión per baxu, al marxe de personalismos, equí nun hai ná que facer. Con unos puntos mínimos, que sirvan de discusión, pero que se dea esa discusión pela base”.


Publicáu en: Güei, nº33 (marzu 2001).
Dixitalización: El cielu por asaltu.

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger Iris said...

Da gustu atopase con blogs d'esti tipu. A siguir asina.
Salú!

10:04 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home